DETOX PARA UN CUERPO SANO Y DURADERO

Elimina toxinas de tu cuerpo y siéntete sana y feliz

Las toxinas son sustancias que acumulamos en exceso. Ligadas a la alimentación o a la contaminación, impiden el buen funcionamiento del organismo y deben ser eliminadas.

Las toxinas se depositan en nuestros órganos, nuestros fluidos intersticiales… y dan lugar a diversas dolencias como pueden ser las migrañas, los dolores musculares, dolores articulares, alergias, problemas cutáneos e incluso cambios de humor y otras molestias.

Adoptar una alimentación saludable no es suficiente para eliminar todas aquellas toxinas que hemos ido acumulando en nuestro organismo a lo largo del tiempo. El siguiente es un ejemplo poco glamuroso pero cierto: si limpias tu casa pero no sacas la basura ¡no está completamente limpia! Por eso, no basta con darle a nuestro cuerpo los alimentos adecuados, también debemos eliminar todas aquellas toxinas que vamos acumulando en él.

MAKE IT SIMPLE, BUT SIGNIFICANT

Podemos encontrar en internet infinidad de métodos milagro para eliminar de nuestro cuerpo cualquier tipo de exceso pero, nada más lejos de la realidad ¡no existe un método milagroso y rápido!

El secreto para una buena desintoxicación es:

  • Compromiso a largo plazo. Esto es una carrera de larga distancia, no un sprint.
  • Conocerse a uno mismo. Escuchar a nuestro cuerpo y comprender su mecanismo. Todos somos diferentes y lo que para una persona es efectivo, puede no serlo para otra.

Éstas son algunas ideas que cada uno de nosotros podemos adaptar a nuestro día a día y mantener en el tiempo:

  • Empieza el día tomando un vaso de agua caliente. Puedes tomarla sola o con el jugo de un limón y añadir un poco de miel, jengibre o cúrcuma. Deja que tu cuerpo despierte en una ducha de agua fría antes del desayuno.

  • Lo ideal es dejar un espacio de cuatro horas entre cada comida. Con esto, le damos a nuestro cuerpo el tiempo necesario para procesar correctamente y evitar la acumulación. Este tiempo se verá enormemente reducido si nuestra alimentación es vegetariana o vegana ya que las frutas y verduras requieren mucho menos tiempo y energía para digerirlas.

  • Tómate un tiempo para mantener una respiración adecuada antes de comer. Sólo se necesitan 3 respiraciones para marcar la diferencia.

  • Por supuesto, nos mantenemos hidratados. Beber en pequeñas cantidades, encontrar nuestro propio equilibrio. Debemos aprender a detectar cuándo y cuánto debemos aportar a nuestro cuerpo ya que, nuevamente, todos somos diferentes. En las fases de desintoxicación se pierde mucha agua. Las sustancias llamadas toxinas son eliminadas de forma regular y natural por nuestro cuerpo, por nuestro hígado.

  • Mover el cuerpo. 30 minutos de caminata todos los días es más beneficioso que 1 ó 2 sesiones a la semana de 2 horas.
  • Tomarnos nuestro tiempo para una respiración profunda.

  • Pasar tiempo en contacto con la naturaleza. Es todo un regalo y verdaderamente ¡ayuda!

  • Cambiar la posición de nuestro cuerpo con la mayor frecuencia posible. Sobre todo, para aquellos que trabajamos frente una pantalla de ordenador. Aquellos que teletrabajamos podemos aprovechar la ocasión para movernos de sitio, bajar el respaldo de nuestra silla, sentarnos en el sofá, en la cama… en definitiva, remover nuestros fluidos corporales y evitar así que caigan.

  • Proporcionar a nuestro cuerpo la mayor cantidad posible de alimentos alcalinos para reducir la acidez del mismo y, por tanto, el desgaste.

  • Tomar alimentos sin refinar y procesar. Elegir la opción más saludable, lo más parecido a lo que podríamos encontrar directamente en el huerto.

En las comidas, los alimentos o bebidas prioritarios durante una fase de desintoxicación son:

  • Té verde o Rooibos. El té verde es un estimulante y por tanto, un acidificante y además, activa el quemador de toxinas.

  • Té de hierbas detox.

  • Zanahoria

  • Tomates

  • Apio

  • Alcachofas

  • Remolacha

  • Cítricos: limón, naranja, pomelo…

  • Frutos secos

  • Frutos rojos: arándanos, moras, frambuesas, fresas…

  • Alimentos ricos en clorofila: espárragos, diente de león, aguacate, kiwi, col rizada, berros, cebollino, menta, albahaca, tomillo, perejil…

Éstos son los alimentos que debemos evitar durante una fase de limpieza debido a que con su consumo aumentan el nivel de toxinas en nuestro cuerpo y se obstruyen los poros de nuestros órganos:

  • Azúcares refinados

  • Grasas refinadas

  • Amiláceo

  • Tabaco

  • Alcohol

  • Cafeína

  • Productos de origen animal: carnes rojas y especialmente lácteos

  • Alimentos procesados

  • Productos de origen animal: carnes rojas y especialmente lácteos

Para aportar a tu cuerpo una mayor energía y, en consecuencia, una limpieza óptima, puedes añadir zumos naturales de frutas o vegetales frescos. Consulta aquí nuestro post sobre los beneficios de tomar éste tipo de zumos y algunos consejos para escoger un buen extractor.

También puedes añadir complementos alimenticios a tu dieta pero, debes tener cuidado ya por sí solos no puede eliminar las toxinas de tu cuerpo.

Sin duda, la mejor de las opciones es seguir una dieta saludable de desintoxicación una o dos veces al año durante un par de días. Puedes hacer una desintoxicación después de un exceso, una comilona, una noche de juerga, fatiga, estrés… o hacerlo de forma regular una vez por semana.

Pero, lo más importante, es escuchar a tu cuerpo en todo momento y buscar ayuda en el caso de que sea necesario.


Cultiva desde casa

Enriquece tu cocina con frutas, verduras, hortalizas y aromáticas frescas


Descubrir

Recuerda revisar tu bandeja de Spam y asegúrate de que recibes las novedades Potoroze más top. No olvides añadir nuestro correo a tus direcciones favoritas.